lunes, 24 de abril de 2017

CANSANCIO

Hoy quería desahogarme un poco, soltar lo que lleva dando vueltas en mi cabeza todo el día, dejar que salga de mí y volver a respirar con normalidad.
Y es que ya no me llegan las 24 horas del día. El colegio, sus deberes y sus exámenes (y si, también mi "obsesión" porque todo esté lo más perfecto posible) combinados con los interminables horarios de entreno, que cada día se multiplican, con mis múltiples actividades extraescolares y el no tener el espacio que necesito ni siquiera en mi propia habitación están superándome.
Y es que, a pesar de que todos los niños del mundo preferirían recoger su habitación antes que leer un libro, me muero de ganas de tener diez minutos de ocio para abrir esas páginas que me hacen despejarme.
Y son cosas tontas, pero todas mis amigas han terminado la serie que empezamos a ver más o menos a la vez, y a mi aún me quedan unos cuantos capítulos, que quién sabe cuándo terminaré. Además de todas las tarde de playa, risas y cotilleos que me he perdido por estar dándolo todo en la pista.
Necesito parar, respirar, ver a mi alrededor y pensar. Aunque eso no va a cambiar nada, me temo.